Menos es más III

Cada vez estoy más seguro de que en fotografía lo más importante es hacer fotos fotos y más fotos. No quiero decir que sea mejor hacer fotos al “tuntún” que organizar la sesión de fotos. Creo que la preparación puede llegar a ser muy importante, y que obviamente cuanto más tengas preparado el shooting, menos probabilidades hay de que algo falle. El problema es cuando por querer tener todo bien atado dejas de hacer fotos.

Creo que postponer constantemente por no tener todo planeado es un gran error. A veces, cuando peor es la situación, cuanto más puede fallar, mejor puede acabar, porque partiendo de la base de que no hay nada planeado, y puede que la sesión no prospere, te puedes olvidar de la preocupación de cometer errores, para simplemente tratar de salvar el día.

Parece una tontería, pero así te arriesgas más, pruebas cosas nuevas, te tienes que apañar con lo poco que tengas en ese momento, y el tiempo no corre… VUELA.

Raquel y yo llevábamos planeando la sesión varias semanas (no esta, sino otra que realizaremos dentro de poco) pero finalmente tuvimos que postponerla. Teníamos claro que ibamos a hacer una sesión, si no la planeada, otra. El problema era que no sabíamos qué hacer exactamente.

Fui a Salamanca desde Madrid y desde allí directamente marchaba a Mérida para pasar las navidades, así que no podía cargar con muchos tratos, que ya bastante odisea fue ir cargando con la maleta y el ordenador de 27 pulgadas. Sí que me llevé un pequeño trípode de iluminación y un paraguas translúcido para usar algún flash de mano…  pero digamos simplemente que esa tarde me olvidé en la maleta la pieza que une trípode, paraguas y flash. Podría haber vuelto a por dicha pieza, no estaba muy lejos, pero preferí forzar más la situación y no utlizar flash. Cabe decir que a finales de Diciembe, pasadas las siete de la tarde, en Salamanca, mucha luz no hay, pero algo se nos ocurriría. Y en efecto, vi pasar delante mia un autobus… ¡con muchísima luz en su interior! ¡YA TENÍAMOS SESIÓN! Se lo comenté a Raquel y me dijo que estaba loco, pero por suerte ella también lo está, porque pocas personas son capaces de posar como ella lo hizo en un autobús repleto de gente.

Como estábamos en el centro, el viaje no duró más de diez o quince minutos, pero fue suciente. Nos dejó en el Multiusos, vimos el McDonald´s, nos miramos, nos vinimos arriba y a partir de ahí todo fue rodado.

Raquel-bus-pro-2

raquel-pro

Raquel-Parking-Prao-2

0 Comments
Share Post
No Comments

Post a Comment

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad