El estudio

 

Como decíamos en el apartado de «El equipo», Casanova Estudio no es un espacio, aunque sí que disponemos de uno del que sentirnos muy orgullosos.

 

En Casanova Estudio disponemos actualmente de un espacio de cien metros cuadrados. Esta superficie, que se distribuye sobre una planta prácticamente cuadrada, nos permite múltiples configuraciones a la hora de trabajar sobre ciclorama blanco, escenarios, o fondos de papel. Gracias a dichas configuraciones podemos llegar a contar con tiros de cámara de hasta diez metros de distancia.

 

El ciclorama es una de las piedras angulares de Casanova Estudio. En torno a él se han distribuido el resto de espacios y configuraciones. Cuenta con más de cuatro metros y medio de ancho por cuatro de alto. Una peculiaridad con la que cuenta nuestro ciclorama es un sistema motorizado de fondos de fotografía oculto, lo que permite que estos pasen desapercibidos cuando no se están usando. De esta forma, además, el papel del fondo se adapta a la curva del mismo.

 

Nuestra idea desde un principio, antes de crear el ciclorama, era la de fabricar escenarios tanto para fotografía como para rodajes. Aún disponiendo también de crhoma, creemos que un montaje, por muy bien que esté hecho, siempre tendrá algo que lo delate. En Casanova Estudio preferimos apostar por escenarios reales. Por eso mismo hemos recreado una serie de escenarios con múltiples ambientaciones.

 

El estudio cuenta además con un espacio dedicado como tocador. Este está perfectamente iluminado y preparado para los profesionales de la peluquería y el make-up.

 

Como podéis ver en las fotografías, nuestro estudio no es el más grande ni el mejor del mundo, pero para nosotros es perfecto y muy especial. Y no sólo porque lo hayamos hecho como hemos querido desde un principio, sino porque, de hecho, hemos sido nosotros mismos los que lo hemos hecho realidad con nuestras propias manos.